Tarta Sacher

3.8/5 Rating (4 votos)
  • Tiempo: 1 hora
  • Comensales: 6
  • Dif.: Fácil
  • kcal: 250
  • Origen: Cataluña
Tarta Sacher
Tarta Sacher

El secreto de la Tarta Sacher o Sachertorte es un secreto guardado celosamente por los responsables del Hotel Sacher de Viena, se trata de una receta especial con la que la confitería del hotel elabora más de 360.000 unidades al año.

 

Ingredientes

  • 130 g. de Mantequilla
  • 110 g. de Azúcar glas
  • 6 huevos, separadas las yemas de las claras
  • 130 g. de chocolate negro para postres o Cobertura de chocolate
  • 100 c.c. de Nata líquida
  • 130 g. de Harina
  • 1 cucharadita de Levadura
  • 1 cucharadita de extracto de Vainilla (opcional)
  • 3/4 de frasco de mermelada de Albaricoque (de unos 400 g.)

Preparación

  1. 1) Batir la mantequilla con el azúcar glas hasta que esté cremosa. Añadir las yemas y la vainilla y seguir batiendo. Incorporar el chocolate derretido al baño María (o en el microondas) con la nata y mezclar a fondo. Seguidamente agregar las claras montadas a punto de nieve junto con el azúcar (110 gr.)y por último incorporar la harina mezclada con la levadura y tamizada.

    2) Precalentar el horno a 180º C.

    3) Untar con mantequilla un molde rectangular o Redondo y espolvorearlo con harina (también se puede forrar con papel antigrasa). Poner la mezcla y meter al horno durante 30-40 minutos aproximadamente, hasta que esté subido y ligeramente agrietado.

    4) Dejar templar y desmoldar. Cuando esté casi frío, calentar la mermelada hasta que esté líquida y cubrir la tarta con ella (recomiendo pinchar la superficie de la tarta con un tenedor para que abosrba mejor la mermelada). Dejar enfriar.

    5) Derretir el chocolate con la nata y mezclar a fondo hasta que esté liso y muy brillante. Si fuera necesario, añadir un poco de mantequilla para dar más brillo.

    6) Cubrir la tarta con el glaseado y dejar enfriar. No necesita decoración alguna, de no ser su nombre escrito también en chocolate. Su propio brillo es su mayor atractivo.

    Dejar reposar hasta el día siguiente.

    NOTA: Esta tarta se congela perfectamente. Se puede cortar en cuadrados pequeños, con lo que se consiguen unos bonitos pastelitos de bocado, muy adecuados para meriendas y fiestas.